viernes, 7 de agosto de 2009

"Me queda el consuelo"



Compuesta en 1952 por el autor Aldemaro Romero, "Me queda el consuelo" se convirtió en el Primer bolero venezolano de proyección internacional.



El autor Aldemaro Romero (1928-2007)

Ya había sido interpretado por el cantante venezolano Mario Suarez, (en la imágen de la derecha) en su etapa de boleristas, antes de pasar a consagrarse como interprete de música folklorica venezolana, pero resulto ser Sadel quién con su voz, su imágen y presencia y su gran éxito en Cuba y México (las grandes mecas del espectáculo latinoamericano de los años 50) el que convirtió a este tema en un "gran exitazo"


Sadel había tenido la oportunidad de conocer al compositor de éste tema, ya que ambos vivían en la céntrica urbanización de "El Silencio" en Caracas, y en enfecto, de la vecindad nació la amistad, que duró por más de tres décadas entre el vocalista y el compositor.



Sadel grabó el tema en 1952 con la orquesta de Aldemaro Romero, aún más: Sadel pidió que Aldemaro Romero fuera su director musical, y así lo acompañó a Nueva York a las oficinas de la RCA Víctor, comenzando un dueto musical muy exitoso, que alcanzó su mayor nivel realizando el disco "Fiesta Latinoamericana" donde Sadel ponia la voz y Romero la música. (en la imágen de la izquierda vemos a Aldemaro Romero, segundo desde la izqueda y a Sadel, presidiendo la mesa, en Nueva York en 1953)


Hubo otras grabaciones del tema: en 1956 con la orquesta de Terig Tucci, en 1979 con la Rondalla Venezolana y la última que tenemos registro: en 1988 durante el concierto en Teresa Carreño donde Sadel interpreto su repertorio popular. En esta última ocasión Sadel interpretó el tema junto a Romero, quién le acompañó en el piano.

De la gran amistad de Aldemaro con Sadel, existe un breve testimonio, salpicado con anécdotas, que me gustaría compartir aprovechando el motivo que nos ofrece este canción de hablar sobre el inicio de esta vinculación artistica entre dos personajes de la música venezolana. Para poder leerla con más detalle, sólo hay que darle click a la imágen.



Y ahora, He aquí la letra de la canción:


"Señor...
Yo vengo a pedirte
que no me castigues
por haber querido
con toda mi alma,

Piedad...
yo quiero que tengas
hasta de la ingrata
que con un pecado
mi alma destrozó;

Sufrir...
Será mi destino
ahora que comprendo
que hasta en sus caricias
me estaba mintiendo.

¡Señor!
Me queda el consuelo
de saber que nunca
la querrán lo mucho
que la quise yo."


¡¡¡Gracias por leerme!!!

Dantesol

1 comentario:

Los inmortales del bolero dijo...

Tengo entendido, de acuerdo con lo leído en algunos libros que hablan sobre Aldemaro Romero, que este bolero lo compuso en el año 1945 y se lo dedicó a una chica llamada Alfa (Conchita Alfonso), bailarina cubana que actuaba en el cabaret “El Bakalí” (en el centro de Caracas). Aldemaro era, para el momento, el pianista del lugar.